Descubriendo las fiestas y tradiciones

CULTURA

Descubriendo las fiestas y las tradiciones

A lo largo del año se suceden las fiestas populares, religiosas y paganas que, unidas a una programación cultural variada y de calidad, hacen de Puerto de la Cruz una ciudad rebosante de vida y muy atractiva para mentes despiertas.

 

Carnaval

El Carnaval, como en el resto del mundo que sigue el calendario cristiano, se celebra en los meses de febrero o marzo. El del Puerto, declarado De Interés Turístico Internacional, es uno de los de mayor raigambre en la isla. Dura en total unas dos semanas y es una explosión de color y ritmo en la ciudad.

Como curiosidad, debes saber que Puerto de la Cruz y la ciudad alemana de Düsseldorf llevan más de treinta años de intercambio carnavalístico. Y que el primer Coso (desfile, cabalgata) de Puerto de la Cruz se celebró en 1910.

El programa de fiestas incluye citas como la Cabalgata Anunciadora, los bailes populares en plazas y calles del centro, el Gran Coso Apoteosis, el Entierro de La Sardina, y las Galas de Elección de las Reinas del Carnaval Infantil y Adulta.

Hay dos actividades que forman parte de la tradición carnavalera de Puerto de la Cruz, y que lo hacen diferente y especial: la carrera “Mascarita ponte el tacón” y el ritual del “Mataculebra”.

Mascarita ponte el tacón
De todos los actos del Carnaval del Puerto este es, quizá, el más popular. Aunque se trata de una fiesta muy sencilla, es tan divertida, que consigue arrancar una carcajada hasta al observador más serio.

Se trata de una desenfrenada carrera masculina, que lleva ya 23 años de alocada trayectoria y que, incluso, ha sido copiada en otros lugares de Europa. Los hombres, con atuendo carnavalero (no falta la peluca, la purpurina y la pestaña postiza) y subidos sobre plataformas de más de 8 centímetros, tratan de desafiar a la ley de gravedad, sorteando obstáculos por las calles empedradas del centro de la ciudad. El recorrido comienza y termina en la plaza del Charco, tras pasar por el paseo San Telmo y la calle Santo Domingo.

El carácter de un pueblo se palpa en las tradiciones que conserva y
en el modo en que las celebra.

Mataculebra forma parte del denominado “folclore de emigración”, al igual que otros géneros nuevos llegados de allá, como el joropo, la rumba, la caringa, los caballos fufos, las habaneras o el punto cubano, y es una de las aportaciones que, a finales del siglo pasado y principios del actual, hicieron los emigrantes que regresaron de Cuba.

Durante más de un mes, alumnos de varios colegios de la ciudad trabajan en su preparación y, de todos ellos, sólo unos pocos lo reviven en la calle el Lunes de Carnaval. El ritual es representado por Los Negritos y El Mayoral (el amo blanco) que, a fuerza de látigo, impone matar la culebra, símbolo del poder maligno.

 

Carnaval de Verano

En el mes de septiembre, las comparsas, batucadas y verbenas vuelven a colorear las calles de Puerto de la Cruz con su alegría y su irreverencia: es el nuevo Carnaval de Verano, que llegó para quedarse. Sin ser una réplica del ya emblemático Carnaval de invierno, sí comparte espíritu y repite “Mascarita ponte tacón”, la alocada carrera de obstáculos sobre tacones, pero, en esta versión veraniega, sin competición.

Ya lo sabes: si planeas viajar en septiembre a Tenerife…, mete el disfraz en la maleta.

 

Semana Santa

La Semana Santa de Puerto de la Cruz, al igual que en otras muchas partes de España, es un momento muy especial para muchos portuenses. Las diversas procesiones nos sumergen en momentos de recogimiento e interiorización en unas fiestas de gran arraigo y tradición popular.

La procesión magna del Santo Entierro, el Viernes Santo, comienza a partir de las ocho de la noche y recorre las calles de la ciudad un total de 13 pasos acompañados por numerosos cofrades encapuchados al estilo sevillano. Un tiempo especial para apreciar la vertiente religiosa y artística de las imágenes del Gran Poder de Dios, San Juan Evangelista, San Pedro Penitente, el Cristo de la Columna, el Cristo de la Humildad y Paciencia, la Dolorosa, la Verónica, el Nazareno, el Cristo de la Salud, la Magdalena, La Piedad, el Cristo de la Misericordia y la Soledad.

Algo muy bonito de ver son las alfombras del Corpus Christi, que confeccionan con mucho esmero todos los miembros de la familia. Se ocupan varias calles de la ciudad, formando bellos tapices con flores, arena y semillas. Las más populares de la isla son las de La Orotava, a solo unos minutos de distancia, así que, si esto te llama la atención, no dudes en visitarlas.

Fiestas Fundacionales o de La Cruz

Se celebran el día 3 de mayo, recordando que en 1651 tomó posesión del cargo el primer alcalde pedáneo. Comienzan con una misa solemne seguida de una procesión con la Cruz de Plata (co-patrona de la ciudad junto con la Virgen de Nuestra Señora de la Peña de Francia) en medio de tracas y fuegos artificiales que acompañan todo su recorrido.

Es tradicional visitar por la tarde las capillas advocadas a la Santa Cruz en la ciudad, más de una treintena, para admirar las bellísimas decoraciones florales. Son también reseñables los sudarios, siempre en forma de “M”, algunos de ellos muy antiguos y realizados en finas telas bordadas en oro, pintadas o simplemente blancas, simbolizando la pureza.

Se dice que la cruz que acabó dando nombre al término municipal fue la que hubo en la fachada de la Casa de la Aduana, en el Muelle; junto a otras cruces que fueron apareciendo por diversos puntos de la ciudad en capillas, casas particulares o ermitas, se fue conformando un Vía Crucis. En mayo, estas cruces se adornan con flora autóctona. Entre ellas destaca la Cruz Verde, en la calle Mequinez, que se decora con flores artificiales hechas de espinas y escamas de pescado.

Algunas de las cruces se ponían, entonces, para seguir la costumbre del Vía Crucis, que simboliza el camino de Jesús al Gólgota mediante paradas o estaciones; otras veces se colocaban con motivo de una muerte violenta o accidente; y hay algunas que indican el cruce de caminos o los límites de población. Otras servían también para señalar puntos geográficos concretos, como los peñones.

 

Fiestas del Gran Poder y de la Virgen del Carmen (Fiestas de Julio)

Del 1 al 30 de julio, Puerto de la Cruz celebra las fiestas en honor a su patrona, la Virgen del Carmen; una cita muy querida en la ciudad, donde fraternizan la esencia pescadora portuense, la devoción religiosa y la fiesta popular. Para la mayoría de los pescadores éste es un día muy esperado, en el que le cantan a la virgen el “Salve Reina de los Mares”.

Más de un centenar de actividades se suceden en las calles de la ciudad, incluyendo verbenas, competiciones deportivas, sardinadas, talleres, actividades infantiles, exhibiciones y celebraciones religiosas.

Las procesiones del Gran Poder y del Carmen recorren las calles más señoriales del centro y las del antiguo barrio de pescadores, La Ranilla, al paso militar de tambores y trompetas. De la iglesia de la Peña de Francia sale la Virgen del Carmen en procesión junto con San Telmo, en medio de piropos y canciones. Cierra la fiesta una exhibición pirotécnica en el muelle pesquero. Después, las imágenes regresan a sus respectivas iglesias.

 

Embarcación de la Virgen del Carmen y San Telmo

Los portuenses continúan embarcando a la Virgen del Carmen, cada mes de julio, para pedirle abundante pesca para todo el año. Es la gran fiesta del pueblo, que comienza con la tradicional Diana Floreada, seguida de la chocolatada y la Gran Cucaña.

Tras la misa a las 17.30 horas, la Virgen sale de la Iglesia Nuestra Señora de la Peña de Francia cargada por los pescadores y arropada por miles de devotos y viajeros, que acompañan a la Virgen del Carmen y a San Telmo en su procesión por el barrio de pescadores de la ciudad hasta llegar al muelle, donde las imágenes serán embarcadas para recorrer toda la costa del municipio. En el Muelle, miles de personas se congregan para ver partir a la Virgen al ritmo de las olas, en medio de otras actividades festivas y algarabía generalizada.

El corazón del portuense es marinero; late fuerte cuando comparte con otros su suerte y lo festeja, orgulloso, junto al mar.

La Virgen del Carmen es Patrona del Puerto de la Cruz desde fecha relativamente reciente, en 1922, cuando el párroco de la Peña de Francia propuso a los marinos y pescadores que se desplazaban a Los Realejos traer una Virgen del Carmen para la ciudad. La imagen llegó en 1923 realizando su recorrido marítimo terrestre, pero no fue hasta 1954, que el escultor Ángel Acosta donó a la ciudad la talla que hoy se venera.

 

Fiestas de San Juan 22, 23 y 24 de junio

Desde muy antiguo pervive la costumbre de pasar la noche más corta del año (la del 23 de junio) en Playa Jardín. Con la comida ya preparada, las familias o grupos de amigos se juntan alrededor del fuego y disfrutan de la música en vivo, el resonar del bucio, y el espectáculo piromusical que proviene del escenario situado frente al Castillo de San Felipe.

También se conserva la tradición del enrame de los chorros y fuentes públicas. Los chorros desempeñaron un papel fundamental en el abastecimiento de agua al vecindario, y eran lugares de reunión y escenario de amoríos. Muchos de los chorros y lavaderos han estado en funcionamiento hasta hace bien poco.

Durante la noche del 21 y la mañana del 22 de junio, los vecinos engalanan los siete chorros de la ciudad con flores, frutas, verduras y ramas; pasan largas horas vistiendo sus fuentes, y es tradición hacer el recorrido para verles trabajar y observar el resultado, tan artístico, de cada una.

Al amanecer de San Juan, los cabreros desfilan con sus rebaños por los barrancos hasta llegar al muelle, donde purifican y limpian sus rebaños, como lo hicieron sus antepasados: es el Tradicional Baño de las Cabras.

Los orígenes de este rito se pierden en el tiempo, aunque la creencia más extendida es que fue costumbre de los aborígenes de Tenerife, los guanches, que llevaban sus rebaños a la costa para quitarles la suciedad y desparasitarlos, preparándolos para la época del apareo, curar pequeñas heridas, y cumplir con probables ritos de purificación y/o de ofrenda.

 

Fiestas de San Andrés

Popularmente se conoce esta fiesta con el nombre de “La Fiesta del Cacharro” y la “Castaña”. En la noche del día 29 de noviembre, los jóvenes se concentran en la Plaza del Charco para tirar “a verga” innumerables cacharros de latón y metal y objetos viejos que se van golpeando contra el suelo haciendo ruido por las calles. En la misma plaza se celebra la “Castañada”, acto festivo donde se puede degustar productos típicos de la isla: castañas, cherne, gofio amasado, batatas y vino. Es la fiesta en honor de San Andrés, que recuerda la antigua celebración de la apertura de las bodegas y el estreno del vino nuevo.

 

Otras fiestas

En el mes de septiembre vivimos el Oktoberfest, organizado por el Centro de Iniciativas y Turismo de Puerto de la Cruz; una celebración de la cultura alemana en su casa subtropical, que ha cumplido ya cerca de cincuenta ediciones. Durante más de una semana, se suceden las degustaciones de cerveza, gastronomía, música, fiesta y folclore de esta cultura hermana.

El origen de esta celebración se remonta a 1973, cuando el CIT invita a una orquesta bávara a dar una serie de conciertos en la ciudad. En ese momento se contactó con un grupo de la ciudad de Leinach (en la comarca de Würzburg, Baviera). Desde entonces se repite esta experiencia, que pone en valor un interesante intercambio cultural entre la población local y la colonia germana radicada en la franja norte de la Isla de Tenerife.

http://tenerifeoktoberfest.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS