Un clima más que saludable

RELAX

Un clima más que saludable

En Puerto de la Cruz, por la proximidad con el Trópico de Cáncer, la influencia de los vientos alisios y el mar, se disfruta de una temperatura media anual de 20 grados; varios grados menos que en otras localidades costeras de la isla, como norma general. La estadística señala que el Puerto tiene al año 3.000 horas de luz solar, una humedad relativa del 60% y que llueve 75 días de media.

 

 

Pasear, disfrutar del mar y de deportes al aire libre es un placer en cualquier estación. Es por esto que la ciudad acoge muchísimas actividades culturales y de ocio en sus calles y plazas durante todo el año.

Durante todo el año puedes hacer vida al aire libre: bañarte en el mar, comer en una terraza, practicar deporte o disfrutar de un concierto en la calle.

El buen clima y la belleza del paisaje fue lo que conquistó a los viajeros europeos de principios del siglo XIX. Entonces, la Sociedad Médica Británica recomendaba pasar temporadas en el Puerto, más concretamente en el balneario del Hotel-Casino Taoro. Así comenzó una transformación que llevaría a este pequeño municipio del norte de Tenerife a convertirse en la cuna del turismo de Canarias.

En el Valle de La Orotava ocurre algo extraordinario: hay dos mares; uno está hecho de nubes y otro de agua salada.

Puerto de la Cruz y el Valle de La Orotava mantienen una belleza singular, que  conquista a todo aquel que abre bien los ojos para descifrarla. ¿Acaso no es extraordinario poder atravesar un mar de nubes en tan solo cuestión de minutos? Esto es posible gracias, de nuevo, a los vientos alisios, que empujan a las nubes contra las laderas montañosas, creando la ilusión de un mar en calma y esponjoso si se observa desde la cumbre.

 

 

A tener en cuenta si planeas tu viaje: Que la temperatura sea agradable, no significa que no refresque por las noches, o que, incluso, el cielo esté cubierto de nubes por la mañana o que te caigan algunas gotas en invierno. Tenerife es un pequeño continente en miniatura, donde los microclimas se suceden con rapidez. Prepara tu maleta para poder estar en el monte riendo con tu pareja bajo la lluvia y, en pocos minutos, recuperar energía con un baño de sol y mar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS